Archivo de la categoría: Tecnologias propietarias

Una de libros o “pá que me habré comprao un e-book” Cap. 3 y fin

“Más difícil todavía” En la era E-book

Llego el libro electrónico. La idea era simple, poder crear ficheros que se pudieran leer en cualquier dispositivo que permitieran al usuario el intercambio entre ellos y todo ello en un formato físico cómodo y sencillo de usar que pudiera leerse a la luz del día.

Pero lo que paso, fue todo lo contrario.

El usuario  poco conocedor de la tecnología empieza cometiendo el grave error de comprarse “un lector cualquiera” en la tienda donde suele comprar la informática, o los libros.

Hay lectores nativos de varios fabricantes, lectores que solo leen contenidos comprados en la tienda donde los compraste.

Lectores que empiezan a usar formatos que otros no pueden leer.

Tiendas en las que cuando intentas bajarte un libro electrónico te dicen que “no puedes bajártelo desde tu país”.

Y algo tan sencillo como poder leer tú libro, si conseguiste comprarlo en algún lado, en todos tus dispositivos de casa que leen libros, no siempre es posible.

No digamos ya si queremos regalar uno y no sabemos que aparato tiene la persona a la que se lo regalamos. 

Podríamos comprarlo nosotros y enviárselo por mail pero… es que no todos los lectores soportan mail, algunos tienen sistemas de sincronización nativos.

O si resulta que el libro tiene protecciones no va a poder leerlo en su lector. Y claro como ahora es una pieza de software no se lo puedes mandar en un paquete.

Y no puedes prestárselo a un amigo para leer, salvo que le dejes tu dispositivo de lectura. De hecho como hemos podido ver en algunos casos tenemos que pagar varias veces el mismo libro para poder leerlo en varios dispositivos.

Luego esta el tema de los impuestos, que son diferentes para un libro que para el mismo libro electrónico. También los precios porque en papel no se puede bajar el precio ni hacer descuentos sin mas, algo que si es posible en los libros electrónicos.

 

Aterrador no?

Para los editores tampoco es fácil, no basta con “fabricar” un documento y poder venderlo en varias tiendas, tantas como quiera, en la red.

Cada una de ellas impone su propio sistema de edición, su estructura de precios y sus tasas o porcentaje de beneficios.

Algunas te obligan a darte de alta fiscalmente en USA otras solo te permiten vender en ciertos territorios. Las hay que no te permiten rebajar el precio en otras tiendas.

Otras se encargan de la maquetación y has de enviar los documentos en determinados formatos, complicando así la labor de edición.

El futuro?

Parece claro que el libro electrónico es el futuro pero es necesaria una reflexión clara de todos los actores del mercado que ayuden al usuario, que es, al fin y al cabo el objetivo de los mercados.

Y no me refiero a los usuarios avanzados y acostumbrados a la tecnología que ahora están comprando libros electrónicos.

El gran público no es así, no se siente cómodo con estos aparatos y menos aun si se encuentra montones de pegas para simplemente poder leer como lo ha hecho siempre.  Y no vale pensar que es cuestión de formar a los usuarios, esto no siempre funciona. Hay que adaptarse a ellos y ponérselo fácil.

También, claro, solucionar el tema impositivo con nuevas leyes para el libro sea cual sea su formato que ayuden a la universalidad de la cultura.

El futuro del mercado editorial depende de estos detalles.

Que opinas tu?

Luis Garcia-Rosales y de Lossada

Anuncios

Mi Cama nueva. Una historia de miedo y tecnologias propietarias.

Mi cama nueva… Una historia de miedo y tecnologías propietarias.

Algunos amigos, muy contentos con las suyas, me han regalado una ”E_Bed Star Trek 2020”.

La verdad es que es increíble,  es  una de esas camas de diseño moderno y ergonómico, construidas con materiales reciclables que respetan al medio ambiente y cuyos colores están científicamente estudiados para conseguir un descanso placentero y feliz.

Además tienen una altura regulable y disponen de un botón de “auto levitación” que permite que cuando uno va a limpiar, la cama se eleve en el aire automáticamente para poder pasar la aspiradora por debajo si agacharse.

 Image

Da gusto verdad?

La semana pasada salí de compras para ponerle un colchón, y algo de ropa de cama nueva y me costó bastante encontrar en las tiendas uno que encajara en el somier de la cama que tiene una medida de 1.77 x 1.94 pero llame al fabricante y tiene una tienda en Internet donde puedes comprar varios modelos de colchones incluso de otros fabricantes.

Luego hablé con una modista amiga para que me dijera cuanto podía costarme hacer unas sabanas y algunas colchas y mantas.

Pero me dijo que no podía atenderme porque estaba  muy liada trabajando para la tienda virtual del fabricante. Al parecer este le compra toda la producción y ella solo tiene que venderla en la tienda virtual sin complicación. Bueno, el fabricante se lleva un pequeño margen, el 30% pero ella esta feliz porque no tiene que hacer nada más.

También busqué una almohada cervical. Pasar tanto tiempo sentado  delante del PC  me tiene las cervicales hechas un desastre. Ahí si,  me fui a tiro hecho a un fabricante “Tumper” que lleva muchos años haciendo colchones y almohadas  viscolasticas. Este me dijo que si, que tenia un modelo pero que lo vendían en exclusiva en la tienda del fabricante de la cama. En el fondo parece que es cómodo, sin moverme de casa puedo acceder a todo lo que necesito para mi cama.

También he leído en el folleto de instrucciones que acompaña la cama que, el fabricante, en su tienda, dispone de unos productos especiales de limpieza. Al parecer los materiales reciclados especiales con los que está construida la cama  tienen problemas a largo plazo con los rayos ultravioletas y es importante hacerle un mantenimiento correcto para que el color no cambie y mi flamante cama este como el primer día.

Además me han liberado de la tediosa tarea de hacer la cama y cambiar las sabanas cada semana. La cama requiere de una herramienta especial para esta tarea y para evitarme el trabajo hay personal de soporte, de la empresa fabricante, que por una pequeña cuota de mantenimiento al mes se encargan de venir a mi casa a hacer estas labores tan tediosas.

Si quisiera ahorrarme algo de dinero hay unos “piratas de la manta” que han fabricado una llave maestra que abre el dispositivo de fijación de las sabanas y podría hacer yo el cambio. También tienen talleres clandestinos que fabrican sabanas y almohadas de materiales de toda la vida con lo que tampoco necesito ir a la lavandería especial del fabricante de la cama. Pero yo no acabo de fiarme y el fabricante de mi cama ha dicho en los medios que si alguna vez se estropea y encuentran mantas no homologadas o sabanas piratas no repararán la cama y además me pondrán una multa, así que no me voy a arriesgar.

La verdad es que soy feliz con mi cama nueva, debí comprármela antes, como me han dicho todos mis amigos que ya la tienen.

Moraleja

Sí esto es lo que esta pasando en el mundo de la tecnología móvil y de sistemas operativos sin que nadie se escandalice ¿ estamos seguros de que la historia de mi cama no es posible?

Seamos críticos, y démonos cuenta hasta que punto estamos en manos de las empresas que nos controlan la vida digital cada vez mas.

Luis García-Rosales y de Lossada