Una de libros o “pá que me habré comprao un e-book” Cap. 1

En la etapa antigua  “AI” (Antes de Internet)

Antes, el proceso para la publicación de un libro tenía unos pasos más o menos claros.

Primero había que escribirlo. Si claro, esa parte no ha evolucionado mucho pero es un paso importante en la cadena. El final de este proceso solía, y aun suele, llamarse “manuscrito”. Sí, aunque este escrito en tu procesador de textos favorito. (No citaré ninguno que luego siempre hay quien se enfada).

Después se enviaba a varias editoriales donde tras pasar algunos filtros, más o menos objetivos, el libro podía ver la luz… O no.

Si efectivamente el libro parecía interesante para alguna de esas editoriales, el libro se convertía en algo tangible  y se publicaba en una edición de mas o menos ejemplares según la relevancia del autor.

Esa editorial que había decidido apostar por el libro se movía para hacer la distribución con más o menos fortuna y dependiendo de sus capacidades podía llegar a un mercado más o menos amplio.

En algunos casos se llegaba a la distribución internacional y en otros, muchos menos, no solo a eso sino que también se realizaba la traducción a otros idiomas.

Eso era todo.

Si acaso, y en paralelo a la publicación de un libro, su autor tenía que cumplir algunos compromisos de marketing con su editorial.  Y si por arte de magia se vendían todos los ejemplares de la primera edición y con suerte, venían las re-ediciones, que pocas veces requerían nuevo trabajo del autor salvo en casos en los que el libro presentaba datos que podían ser actualizados ( Edición corregida y ampliada, que solía decirse). Todo lo más se ampliaban los prólogos y cosas así.

Desde el punto de vista del usuario “Lector”

Era sencillo, se iba a la librería y se compraba, o encargaba y en pocas semanas tenias tu libro para leer. Claro que tardaban semanas, el mercado del libro ha adolecido de falta de visión para entender que respuestas como “cuando venga el delegado de la distribuidora se lo pido y en el próximo envío me viene, en tres semanas”  no tienen mucho sentido hoy en día pero siguen dándolas.

Además, y esto no lo sabe todo el mundo, muchas editoriales mantienen aun hoy un esquema de negocio en el cual entre ellos, que publican el libro realmente, y tu tendero,  “Librero”, que te vende el libro, hay unas empresas llamadas “distribuidoras” que suelen tener la exclusiva para una determinada editorial y una zona por lo que da igual a que librería vayas, el libro tardará lo que la distribuidora quiera.

En fin que cuando por fin tienes el libro y lo lees,  si te había gustado podías prestarlo a tus amigos e incluso comprar varios ejemplares y regalarlo a quien quisiera. También podías mandárselo a un viejo amigo que vive en New York y a tu primo de Hamburgo. Solo tenias que pagar el correo.

[Continuara…]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s